Google+ El s. XXI en violeta: de gener 2010

"Em declare en contra de tot poder cimentat en prejudicis, encara que siguen antics"

Mary Wollstonecraft

dilluns, 25 de gener de 2010

PPIINA

PEDALEA por la IGUALDAD y PÁSALO!!
¿De qué forma queréis contribuir para que la igualdad sea una realidad?
La articulación de la participación social puede conseguir modificar la agenda política.

Desde la PPIINA creemos firmemente que esto es así; que la ciudadanía tiene el poder potencial de forjar cambios y promover modificaciones legislativas que faciliten el avance hacia otro modelo de sociedad. Ahora, más que nunca, imaginarse que es posible vivir en igualdad no significa limitarse al mundo ingenuo de los sueños, sino a adoptar un papel proactivo en la construcción del nuevo marco de relaciones sociales, económicas y políticas, desde una base de igualdad efectiva.

La desigualdad entre los permisos de maternidad y paternidad es uno de los factores en los que se asienta la discriminación laboral y la desigual distribución de las tareas de cuidado. La PPIINA reivindica que los permisos sean iguales, intransferibles y con la misma parte obligatoria.

Esta reivindicación es emblemática, precisamente porque atenta contra el estatus quo del sistema patriarcal; de ahí también las múltiples resistencias 'invisibles' a hacerla realidad. Lo sabemos, y por este motivo pedimos vuestra colaboración para que esta reivindicación siga teniendo voz propia y para que la PPIINA pueda seguir desarrollando esta línea de trabajo de manera autónoma e independiente. La aportación voluntaria de personas y entidades comprometidas con la igualdad es lo que ha posibilitado hasta ahora las actividades que hemos realizado, porque la PPIINA no se financia con subvenciones públicas, sino con aportaciones económicas individuales y colectivas.

Tres maneras efectivas de contribuir:

  • Adhiriéndose a la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (pago de cuota anual mínima de 50 euros): se puede rellenar este formulario on-line
  • Sugiriendo a otras personas que asocien a PPIINA, a través del formulario de adhesión.
  • Difundiendo este correo entre las personas que forman parte de vuestra entidad, entre vuestra agenda de contactos y listas de correo.

¡¡¡Queremos llegar a 1.000 personas socias!!!

Más información en http://www.igualeseintransferibles.com/ y/o a través de nuestro correo electrónico info@igualeseintransferibles.org

Nº 24 de la revista HOMBRES IGUALITARIOS

dimecres, 20 de gener de 2010

Una miqueta d’humor


Las náufragas del mundo unidas

Interessant article d’Amparo Rubiales, “El neomachismo”

Font: El País

Nunca pensamos que cuando nuestra democracia se fundamentó, entre otros principios, en la libertad y la igualdad, nos iba a ser más difícil hacer a esta última efectiva y, sin embargo, el miedo a la libertad del que escribió Erich Frömm no era nada comparado con el miedo a la igualdad, más generalizado y resistente.

Los que defendían "los valores" de la sociedad patriarcal, aunque lo razonaran de muy diversas maneras, eran calificados de machistas. Empezaron a estar mal considerados y fueron disminuyendo "de boquilla" los que así se denominaban; pero cuando la igualdad se va haciendo más plena comienzan a formular nuevos argumentos que, supuestamente, no la cuestionan, pero sí su forma de ejercicio, con ideas que, en ocasiones, llegan a parecer incluso "razonables". Parecen distintas de las de siempre aunque, en el fondo, desean lo mismo: la subordinación de las mujeres.

Miguel Lorente, en su libro denominado Los nuevos hombres nuevos. Los miedos de siempre en tiempo de igualdad, sostiene que el género masculino ha urdido nuevas tramas para defender su posición de poder, y éstas se basan en los supuestos problemas que la incorporación de la mujer a la vida activa ha tenido, sobre todo, en el ámbito de las relaciones familiares. A esta nueva estrategia la denomina posmachismo, por haber nacido, dice, en el contexto de la posmodernidad, y por haber mantenido desde su aparición una cierta distancia respecto a las posiciones clásicas del machismo o del patriarcado.

Sin embargo, y aunque me parece absolutamente correcto todo lo que argumenta, creo que es mejor denominar a esta nueva forma de pensamiento como neomachista, porque, cada día más, se está transformando en una nueva ideología que se va extendiendo y que se caracteriza, precisamente, por tener miedo a la igualdad. Es una nueva manera de sostener las posiciones machistas de siempre, pero con nuevos discursos y nuevos contenidos. Nadie se llama hoy abiertamente, por ejemplo, fascista, pero es evidente que hay una nueva manera de serlo, y a éstos se les denomina neofascistas.

Los neomachistas equiparan el feminismo con el machismo, tratando de crear confusión en algo que no puede tenerlo, porque pretenden cosas opuestas: éste la primacía del varón y aquél la igualdad entre mujeres y hombres. La diferencia es tan grande que no merecería la pena ni explicitarla, a no ser porque el neomachismo intenta confundir, para poder mantener mejor sus nuevas posiciones, encaminadas, como siempre, a cuestionar los derechos de las mujeres, su autonomía y la independencia ganada. No cuestionan, dicen, la igualdad, pero sí las consecuencias de su ejercicio; están en contra de la violencia de género pero manifiestan con reiteración, por ejemplo, que hay demasiados casos de denuncias falsas, sin añadir que, si así fuera, se estaría cometiendo un delito que hay que denunciar, como en cualquier otro caso.

Hay algún juez que da miedo por las cosas que dice -no quiero ni nombrarlo porque es lo que le gustaría-, pero existen, desgraciadamente, demasiados -también alguna mujer- teóricos del neomachismo que surgen diariamente y que tenemos que desenmascarar como hicimos con los machistas.

Consideran la igualdad como una amenaza, pero no para ellos sino para las relaciones sociales, y lo exacerban en lo más extremo: la violencia de género. El feminismo siempre ha sido ridiculizado y hoy, con nuevas formas, lo vuelve a ser con fuerza. Así, hablan de revancha de género, de feminismo resentido, dogmático o radical, sin más intención que la de volver a "demonizarlo".

Son manifestaciones de ese miedo a la igualdad que los neomachistas tratan de extender de diversas maneras: sacralizan, por ejemplo, la lactancia materna, culpabilizando a las madres que no pueden practicarla; hacen responsables a las mujeres de los problemas de los menores, con la teoría del "nido vacío"; y del aborto ni hablemos, parece que es un capricho de algunas. Ninguno de ellos dice que está en contra de la igualdad sino que, por el contrario, afirman que somos las mujeres las que estamos haciendo una sociedad con graves problemas de convivencia como consecuencia directa de nuestra necesidad de ser libres e iguales. Nunca entendieron que sin igualdad la libertad no existe, y que aquélla o es real o no es igualdad, y la democracia las exige ambas.

Las mujeres siempre hemos tenido que alcanzar cosas con las que los hombres ya nacían; nos relegaron al mundo privado y hemos ido conquistando -con muchos años y esfuerzo- parcelas de lo público, pero llevando siempre a cuestas la vida privada. Los hombres, que tenían destinado como propio el mundo público, lo han mantenido, y su incorporación al otro mundo lo está siendo en mucha menor medida, de ahí las resistencias a la igualdad que perviven -pese a lo mucho que hemos avanzado- sobre todo en los países desarrollados, porque en otros muchos todavía siguen con el burka, símbolo de la mayor de las discriminaciones que padecen las mujeres.

Tenemos que acabar con todos los burkas del mundo, sabiendo hacer frente con la misma contundencia a los viejos argumentos y a éstos más sutiles del neo-machismo.

Missatge de les dones feministes d'Amèrica Llatina i el Carib

PRONUNCIAMIENTO DE MUJERES Y FEMINISTAS DE AMERICA LATINA Y EL CARIBE

Solidaridad con nuestras hermanas haitianas

Pongamos en pie una gran campaña unitaria internacional

Un tercio de la población haitiana ha sido afectada por la catástrofe, cerca de 100 mil muertes y un país absolutamente devastado que deberá enfrentar enfermedades y epidemias que se propagarán por la descomposición de cadáveres, la falta de agua potable y la inexistencia de la más mínima infraestructura.

Los terremotos son imprevisibles. Pero las consecuencias que tuvo este sismo para el pueblo haitiano eran absolutamente previsibles. La inmensidad de la catástrofe no es el resultado de la naturaleza, sino de un sistema de explotación y expoliación que ha convertido a Haití en uno de los países más pobres del mundo: el 80% de su población sobrevive en la indigencia, el 60% sin trabajo, la expectativa de vida apenas supera los 50 años, la tasa de mortalidad infantil es del 80‰, no hay agua potable y la desnutrición es crónica. En Gonaïves, la segunda ciudad del país, el 70% de los hogares carece de letrinas. Ya antes de la tragedia, Haití tenía la más alta tasa de mortalidad materna en la región: 670 muertes por cada 100 mil nacidos vivos. Y cuando estas son las condiciones con las que se enfrenta un terremoto de tamaña magnitud, las consecuencias no son un destino inevitable ni obedecen a un “capricho” de la naturaleza. Por eso, denunciamos que la tragedia que hoy se cierne sobre el pueblo haitiano obedece a que Haití ha sido sometido a dos siglos de saqueo imperialista, cincuenta años de dictaduras sangrientas como las de los Duvalier, recientes golpes de Estado perpetrados directamente por el Pentágono, gobiernos títeres de Washington cuyo poder reside en las bayonetas de las tropas canadienses, francesas y los marines norteamericanos y la ignominiosa presencia de tropas de las Naciones Unidas –con soldados enviados por los gobiernos que se reclaman “nacionalistas” y “progresistas” de Brasil, Argentina, Bolivia, Uruguay, Paraguay y Ecuador, entre otros- que bajo el argumento de una supuesta misión humanitaria (MINUSTAH) mantiene la ocupación del territorio haitiano, con el único fin de garantizar la continuidad de la expoliación imperialista del país y los negocios capitalistas a fuerza de pistola, como en la zona franca de la frontera con República Dominicana, donde trabajadoras y trabajadores haitianos se encuentran prácticamente reducidos a la esclavitud, mientras campesinas y campesinos son despojados de sus tierras para convertir el lugar en una gran “maquila”. Fuerzas “humanitarias” que, amparadas en la impunidad de la que gozan por ser extranjeras, han sido denunciadas en reiteradas ocasiones –pero nunca castigadas- por violaciones a los derechos humanos, detenciones y asesinatos políticos, masacres en los barrios pobres, violaciones y abusos sexuales de mujeres y niñas, pedofilia y trata de personas, sometimiento a la prostitución de mujeres, niñas y niños a cambio de alimentos, y que hoy se preparan para reprimir los supuestos “estallidos de violencia” que es la denominación dada por la clase dominante, de la desesperación de miles de hambrientos, huérfanos, desposeídos, personas que lo han perdido todo, incluso antes del terremoto .

Hoy, en medio de esta catástrofe, se estima que una cuarta parte de la población afectada son mujeres en edad fértil, entre las cuales habrá miles de mujeres embarazadas que no tendrán acceso a los más mínimos cuidados. En un país donde el 43% de los hogares están encabezados por mujeres, ellas y las niñas sobrevivientes, que siempre han sido responsables del trabajo doméstico y del cuidado de las otras y otros, cargarán ahora sobre sus espaldas, la responsabilidad de la supervivencia de sus familias, en refugios y tiendas de campaña, en total desamparo, soportando niveles infinitamente más graves de violencia y el espantoso aumento de los abusos sexuales perpetrados por las tropas extranjeras que ocupan el territorio haitiano.

Por eso, nosotras –trabajadoras, desocupadas, estudiantes, amas de casa, activistas feministas, lesbianas feministas y de la lucha anticapitalista y antiracista- , mujeres de América Latina y el Caribe que nos solidarizamos con nuestras hermanas y todo el pueblo trabajador y pobre de Haití, queremos poner en pie una gran campaña unitaria de las organizaciones de mujeres, feministas, de la disidencia sexual, lesbianas, comisiones sindicales de mujeres, organismos de derechos humanos, estudiantiles y obreros, para que se oiga nuestra voz que reclama:

• ¡Fuera las tropas de la MINUSTAH! ¡Fuera yanquis de Haití y de toda América Latina y el Caribe! Exigimos a nuestros respectivos gobiernos que retiren inmediatamente las tropas de Haití.

• Exigimos que sean las multinacionales y grandes empresas capitalistas las que entreguen de forma inmediata los alimentos, medicamentos, combustible y otros insumos necesarios para enfrentar la catástrofe. ¡Que sean sus ganancias las que estén disponibles para paliar este desastre! Y que sean las organizaciones de mujeres, feministas, obreras, estudiantiles, de derechos humanos y sociales sean las que controlen y distribuyan los recursos recibidos en Haití. Que las donaciones lleguen al pueblo y no se pierdan en la burocracia y las mafias oportunistas capaces de sacar provecho hasta en momentos como éste.

• Por la cancelación total de la deuda externa de Haití
• ¡Basta de violencia contra las mujeres haitianas!

Se reciben adhesiones a esta declaración en solidaridadmujereshaiti@gmail.com

dijous, 14 de gener de 2010

Recital Princesas

Dimecres, 20 de gener, 20:15 h. a Matisse.


Tertulia “Café Palabra”, en colaboración con “L’Escola del Cabanyal”, presenta: PRINCESAS, puesta en escena poético-artística con textos y voces de: Maribel Chumillas, Ángeles Lence, Stella Manaut, Matilde Selva, Amparo Santana y la guitarra de Lluís Vicent.

dimecres, 13 de gener de 2010

Article: Feminismo para jóvenes en la televisión pública

Aline Castellanos
SEMlac

Con un entorno en el cual la palabra feminista equivale a "marimacho" y una tradición televisiva basada en el estereotipo de la mujer de concurso de belleza, hacer un programa feminista en la televisión pública venezolana es todo un reto.

Pero las integrantes del equipo de "El entrompe de Falopio", el único programa televisivo de este país que se declara abiertamente feminista, aseguran que es un gusto romper con mitos y contar cada vez más con la aceptación de mujeres y hombres, sobre todo jóvenes. "El Entrompe…", programa de Ávila TV, la televisora pública venezolana de y para jóvenes, comenzó siendo mensual, pero la respuesta del público y un par de premios nacionales lo convirtieron en diario.

El equipo de producción, que ha cambiado a lo largo de sus dos años de transmisión, se mantiene firme en la lucha por construir un espacio que haga visible la lucha de las mujeres, no sólo la organizada, sino esa cotidiana que dan cientos de ellas en el país, de las "guerreras de carne y hueso que manejan camiones, taxis, que son mecánicas, estibadoras, amas de casa, esas que rompen con la idea de que toda mujer es una Miss", dice Virginia Fernández, directora del programa.

En entrevista con SEMlac, el equipo de producción del entrompe explicó, un poco entre risas, con anécdotas, y otro poco con seriedad, lo que es y lo que intenta ser "El Entrompe…".

"Tenemos que luchar a diario con las ideas machistas, no sólo con la palabra y la lucha feminista, sino con el hecho de que un grupo de mujeres quiera hacer un programa, no para ser mejor ama de casa o aprender cómo maquillarse y vestirse mejor, sino sobre cuáles son nuestros derechos, sobre la violencia machista que hay, sobre sexualidad, placer; un programa que quiere rescatar a las mujeres venezolanas de verdad", expresa Guillermina Soria, jefa de contenidos.

Su apuesta es interpelar constantemente al público, por eso salen a la calle a entrevistar, sobre todo a mujeres, y también a provocar reacciones. Por ello crearon el "Comando anti-mami", que realiza acciones callejeras, como un acto en un parque público, en el que varias parejas de mujeres se besaron apasionadamente.

El objetivo, más que escandalizar, es "romper esquemas, que la gente mire que hay otras cosas, además de las mujeres buenitas que salen en la televisión comercial", explica la productora, Nhaykyr Scorsa.

"Somos muchos los tipos de mujeres, a todas nos atraviesa una realidad que nos oprime, pero también hay una diversidad que mirar como parte de lo que somos. Creemos que el programa puede servir para romper mitos, entender que hay muchas maneras de ser mujer. Además, es una posición política; este es un espacio absolutamente politizado", abunda.

Sin embargo, casi obvio: la gente del parque se escandalizó, llamó a la policía y las parejas de mujeres fueron amonestadas y retiradas del lugar.

El equipo, compuesto por seis mujeres, jóvenes como el resto del personal de Ávila TV, explica que si bien existe un rechazo al programa por parte de sectores de la sociedad venezolana, son las y los jóvenes quienes lo sostienen con su audiencia y crítica.

"Hay un reconocimiento en la calle, la gente quiere pertenecer al programa. Tenemos un correo electrónico, nos escriben, dicen lo que le parece bien, lo que no. En general las personas se comunican para decir que se sienten identificadas con él. Tenemos también un blog con un foro y recibimos llamadas en vivo al estudio", indica Virginia, la directora.

El cuanto a la audiencia masculina, "nos critican pero no se pierden los programas, más si hablamos de sexo y travestismo", precisa Guillermina, entre risas de todas.

Sin embargo, no todo es anecdótico. El programa, que no disfraza su perfil feminista, representa un desafío grande debido al entorno machista en que se ubica, sin excluir a veces al propio canal. "En una ocasión en que tocamos el tema del aborto, alguno de los chicos de producción del canal dijo que a esas mujeres que abortan habría que caerles a coñazos (golpes)", cuenta Virginia.

Por su parte, Arena, una de las conductoras, asegura que con los camarógrafos del canal "hay que dar batalla a diario".

"En un programa sobre reciclaje de basura, nos fuimos a la playa a recoger los plásticos que había en la arena. Me tuve que pelear con uno de los camarógrafos, que sólo hacía tomas de las nalgas de las chicas, de su cuerpo, ¿qué tiene que ver el trasero de una chama (joven) con el reciclaje de la basura? Le dije: 'pana (amigo), basta de hacer tomas sexistas'; pero no sé si me entendió. Al final, para editar el programa, tuvimos que cortar muchas tomas, que eran eso, puros cuerpos de chamas en la playa".

Todas coinciden en lo pesado que resulta "que un grupo de mujeres que quieran hacer algo fuera de lo tradicional reciban a diario agresiones. Eso también es una realidad", sostiene Nhaykyr.

Además, el término feminista causa mucho revuelo, por decirle de algún modo. En el imaginario se sigue pensando que una feminista es una mujer que no se arregla, que es un marimacho. En Venezuela se piensa que una feminista no es una mujer", resume Nhaykyr.

Sin embargo, pese a ese trajinar diario a contracorriente, las entrevistadas Virginia Fernández, directora; Diana González, asistente de producción; Guillermina Soria, jefa de contenidos; y Nhaykyr Scorsa, productora, coinciden en la importancia de un programa como "El Entrompe de Falopio", único por su contenido y por ir dirigido a la población joven.

"Estamos influyendo y transformando entornos sociales, poco a poco; algo también en nuestros compas (compañeros), en la sociedad caraqueña. De todo lo que decimos algo quedará, aunque a veces nos preguntemos: ¿Aguantamos?".

Font: Rebelión.org

dilluns, 11 de gener de 2010

Levante-EMV: Los jueces desmontan el mito de las denuncias falsas

“Los jueces implicados en la lucha contra la violencia machista han llegado a la conclusión de que el mito de que muchas mujeres presentan denuncias falsas de maltrato no es real. Un informe del Observatorio del Poder Judicial contra la Violencia de Doméstica y de Género revela que de 530 casos analizados en toda España -78 de ellos en la Comunitat Valencia- sólo en uno había indicios de que la supuesta víctima había mentido.

Los fiscales de malos tratos de Valencia han ido más lejos al comprobar que de 15.000 denuncias analizadas desde la puesta en marcha hace cuatro años de los juzgados especializados sólo en dos casos es probable que la mujer haya mentido. Los abogados especializados en defensa de maltratadas insisten en que la "leyenda" de que la mayoría de las denuncias son falsas está siendo propagada por sectores muy conservadores y asociaciones de padres divorciados. Los letrados insisten en que la prioridad es evitar que las mujeres continúen siendo asesinadas.”

Grup al Facebook: "Que la justicia actúe contra el Arzobispo de Granada"

D. Javier Martínez, arzobispo de Granada, en una reciente homilía comparó la Ley del Aborto, votada mayoritariamente por el Parlamento español, con los crímenes de Hitler manifestando que “si la mujer aborta, el varón puede abusar de ella”.

Un grupo de ciudadanas y ciudadanos creamos en la tarde de ayer el grupo “Que la justicie actúe contra el Arzobispo de Granada”, en la red social Facebook, ya que según nuestro punto de vista, sus palabras pueden constituir un delito al incitar y justificar la violencia de género.

Recordemos que en nuestro país se condenó, con una pena de quince meses de prisión al imán de Fuengirola (Málaga), por defender posiciones similares.

En el grupo se han incorporado artículos publicados en la prensa estatal, así como la homilía integra descargada en formato pdf de la página oficial del Arzobispado de Granada.

No han pasado aún veinticuatro horas desde la creación del grupo y nos acercamos ya a 3.000 personas las que formamos parte del mismo, expresando con libertad y transparencia nuestras opiniones sobre el tema.

Se ha procedido a enviar escritos individuales por parte de algún@s de los integrantes del grupo al Ministerio de Igualdad, asociaciones ciudadanas, partidos políticos, Conferencia Episcopal… para que se manifiesten sobre las palabras pronunciadas, pidiendo la intervención de la Fiscalía por si las mismas constituyen un delito.

La violencia de género es una lacra social que se cobra muchas más vidas que el terrorismo. No podemos permitir que nadie, y menos si lo hace desde una tribuna pública o un púlpito, pueda contribuir con sus palabras a su propagación y justificación.

Entendemos que la ley debe ser igual para todas y todos, seas cristian@, musulmán/a, agnóstic@ o ate@, te escondas tras un pasamontañas, una sotana o un despacho institucional.

Si los poderes públicos silencian estas situaciones, las ciudadanas y ciudadanos debemos pasar de la indignación a la denuncia y a la acción para que nuestras libertades y leyes no se devalúen por la dejadez de los que tienen que velar por su cumplimiento.

La CARTA y las direcciones donde se pueden mandar:

Estimado Sr/a:

Me dirijo a usted en relación a unas declaraciones vertidas por D. Javier Martínez, Arzobispo de Granada en su homilía del domingo 20 de diciembre de 2009 en la Santa Iglesia Catedral de Granada, en las que compara el aborto con el genocidio nazi.

“Pocas imágenes en la historia más tristes que la que han ofrecido nuestros parlamentarios aplaudiendo lo que por fin se ha convertido en un derecho: matar a niños en el seno de la madre. ¿Y a eso lo llaman progreso? Se promulga una ley que pone a miles de profesionales (médicos, enfermeras,…) -sobre todo, a ellos- en situaciones muy similares a las que tuvieron que afrontar los médicos o los soldados bajo el régimen de Hitler o de Stalin, o en cualquiera de las dictaduras que existieron en el siglo XX y que realmente establecieron la legalidad de otros crímenes, menos repugnantes que el del aborto.” (Arzobispo de Granada, homiliacatedral20diciembre20092.pdf, pág. 2)

“Es la humanidad la que retrocede con este genocidio silencioso al que se nos invita y que ahora se promueve, genocidio que se impone a ciertos profesionales como si fuera una obligación –repito: el mismo tipo de obligación que las que tenían los oficiales en los campos de concentración de Auschwitz y Buchenwald en los que no podían rebelarse porque eran órdenes superiores-.”
(Arzobispo de Granada, homiliacatedral20diciembre20092.pdf, pág. 3)

El texto íntegro de dicha homilía puede ser descargado en pdf desde esta página de la diócesis de Granada:
http://diocesisgranada.files.wordpress.com/2009/12/homiliacatedral20diciembre20092.pdf

Comparar ambas cosas y calificar el aborto de asesinato ya me parece una acusación grave, pero creo que las declaraciones del Arzobispo son además punibles. En la página 2 de dicha homilía el arzobispo afirma:

“Pero matar a un niño indefenso, ¡y que lo haga su propia madre! Eso le da a los varones la licencia absoluta, sin límites, de abusar del cuerpo de la mujer”.

Entiendo que dicha frase equivale a incitar a la violencia contra las mujeres que han abortado y como ciudadana española me gustaría saber qué acciones legales han emprendido desde su institución para condenar unas declaraciones tan graves que no toleraríamos a los representantes de otras religiones y/o grupos políticos en nuestro país.

Agradeciendo de antemano su atención se despide atentamente,

Firma:
Fecha:

Y aquí van algunas direcciones donde podemos protestar, enviando un correo electrónico:

Instituto de la Mujer, Ministerio de Igualdad
inmujer@migualdad.es inmujer@mtas.es

Movimiento contra la intolerancia
madrid@movimientocontralaintolerancia.com

Red feminista
redfeminista@redfeminista.org

Copiando y pegando este escrito en su página:

En Facebook: http://www.facebook.com/psoe

Instituto Andaluz de la Mujer
http://www.juntadeandalucia.es/institutodelamujer/Contacta.html

Izquierda Unida
http://www1.izquierda-unida.es/contacto.php

Ministerio de la Igualdad, Atención a la ciudadanía
http://www.migualdad.es/ss/Satellite?c=Page&cid=1193047406669&form=tyformulario&language=cas_ES&pagename=MinisterioIgualdad/Page/MIGU_contenidoFinalForm

Nosotras decidimos
http://nosotrasdecidimos.org/?page_id=39

PSOE Laicidad, libertad de conciencia y religiosa
http://www.psoe.es/ambito/laicidad/mailus.do

PSOE Secretaría de Políticas de Igualdad
http://www.psoe.es/ambito/igualdad/mailus.do

Article: “La pasividad de Igualdad "insulta, indigna, sorprende, entristece...".”